Manejo farmacológico de la encefalopatía hepática

10 de marzo de 2016

Por:

En la cirrosis hepática se pueden presentar alteraciones en la función neurocognitiva como la encefalopatía hepática (1).

La encefalopatía hepática se desarrolla en más de 50% de los pacientes con cirrosis hepática y es una característica de cirrosis descompensada e incrementa el riesgo de muerte (2). En tal sentido, el tratamiento farmacológico es crucial en el manejo de los pacientes con encefalopatía hepática.

Medicamentos utilizados para la encefalopatía hepática

Lactulosa:

Es un disacárido (fructosa + galactosa) que es metabolizado completamente por la galactosidasa presente en bacterias colónicas efectivo para el tratamiento de la encefalopatía hepática en pacientes con cirrosis hepática. La vida media de este disacárido oscila entre 1,5 y 2 horas.

Un estudio placebo realizado por Sharma y colaboradores en el año 2009, demostró que la lactulosa es efectiva en la prevención de la encefalopatía hepática recurrente (3).

La presencia de factores como cuenta blanca elevada (≥7350/mm3), hiponatremia (sodio ≤130.5 mm/L), score MELD ≥ 21, presión arterial media 2 episodios en 6 meses) (7).

El tratamiento a largo plazo (>24 meses) con rifaximina (550 mg dos veces al día), proporciona una reducción en la tasa de encefalopatía hepática en pacientes con cirrosis hepática y todas las causas de hospitalización sin producir efectos adversos (8).

Se cree que el tratamiento con rifaximina puede reducir significativamente el riesgo de complicaciones de la cirrosis hepática, como peritonitis bacteriana espontánea, síndrome hepatorrenal, hemorragia digestiva variceal y encefalopatía hepática (9).

La combinación de lactulosa y rifaximina es más efectiva que la lactulosa sola en el tratamiento de la encefalopatía hepática (10).

Otras drogas:

L-ornithina-L-aspartato mejora la encefalopatía hepática grado I y II pero no se recomienda para el tratamiento de encefalopatía mínima(11).

El Gliceril-fenilbutirato tiene un potencial terapéutico en pacientes con encefalopatía hepática recurrente al disminuir el amonio al proporcionar una vía alterna, permitiendo la excreción en forma de fenilcetilglutamina que se excreta por la orina (12).

Compartir
COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *