Inicio Manejo farmacológico de pacientes con dependencia al alcohol

Manejo farmacológico de pacientes con dependencia al alcohol

Por Dr. Néstor Andrade
0 Comentario

El alcoholismo o la dependencia al alcohol sigue siendo una causa grave de morbilididad y mortalidad a pesar del progreso de investigaciones neurobiológicas en la identificación de nuevas estrategias farmacológicas para su tratamiento (1).

Drogas para el tratamiento de la dependencia al alcohol

Los fármacos que afectan las vías nerviosas como disulfiram, naltrexona, acamprosato y topiramato, que modulan la actividad del sistema dopamina mesolimbico – cortical han demostrado modificar la conducta de beber, presumiblemente debido a que este sistema dopaminérgico está estrechamente asociado con el comportamiento gratificante (2).

Disulfiram

El disulfiram es utilizado para el tratamiento del abuso de alcohol, interfiere con la oxidación hepática de acetaldehído (3). El disulfiram se puede utilizar en individuos altamente motivados que están recibiendo psicoterapia pero no influye en la tasa de abstinencia (4). El propósito de la terapia con disulfiram es ayudar al paciente a mantener la abstinencia hasta que se establezca una automotivación adecuada (5). El disulfiram se administra por vía oral, pequeñas cantidades de etanol en individuos tratados con disulfiram ocasiona unas concentraciones de acetaldehído en suero 5-10 veces más altas que las de pacientes no tratados. La reacción desagradable que se produce en estos pacientes está relacionada con el aumento de las concentraciones séricas de acetaldehído (6).

Los pacientes experimentan cefaleas, disnea, náusea, vómito abundante, sudoración, sed, dolor torácico, taquicardia, hipotensión, visión borrosa, vértigo, debilidad, ansiedad, síncope y confusión. Esta reacción puede ocurrir después de consumir tan solo 15 ml de etanol. Usualmente, esta reacción es seguida por un sueño profundo, aunque a veces tienen lugar reacciones más graves incluyendo depresión respiratoria, arritmias, y colapso cardiovascular (7).

Disulfiram no se debe administrar a pacientes con intoxicación por etanol y no debe ser administrada a los pacientes sin su conocimiento. Este producto puede producir toxicidad hepática. Los familiares de los pacientes que reciben el fármaco deben ser instruidos acerca de las precauciones y riesgos asociados con su uso. El disulfiram está contraindicado en pacientes con enfermedad cardíaca (8).

Naltrexona

La naltrexona es un antagonista opiode utilizado para el tratamiento del alcoholismo (9). Estudios aleatorios controlados en pacientes que recibieron naltrexona demostró que produce abstinencia, disminuye el consumo de alcohol y previene recaídas (10). Es bien tolerada en las dosis recomendadas, pero puede ocasionar hepatotoxicidad si se administra en exceso o en pacientes con enfermedad hepática. Los efectos adversos más comunes son: dificultad para dormir, ansiedad, dolor abdominal, náuseas, vómitos, falta de energía, dolor muscular, dolor óseo y dolor de cabeza (11).

Acamprosato

El acamprosato es un derivado del ácido gamma-aminobutírico (GABA) que se utiliza en el tratamiento del alcoholismo (12). Su mecanismo de acción se basa en su capacidad de estimular la neurotransmisión GABA, que inhibe el efecto de ciertos neurotransmisores excitatorios responsables de los síntomas de abstinencia al alcohol. Esta indicado en el síndrome de abstinencia al alcohol después de realizada la destoxificación en el tratamiento del alcoholismo (13). Los efectos adversos más frecuentes son insomnio, confusión, diarrea, vómitos, nauseas, disfunción sexual, prurito (14).

Topiramato

La evidencia sugiere que el topiramato es una opción eficaz para el tratamiento del alcoholismo. El topiramato muestra un mayor efecto beneficioso en sujetos con consumo obsesivo y compulsivo, pero poco eficaz para el síndrome de abstinencia (15). Los efectos adversos más frecuentes son parestesias, anorexia y dificultades en la concentración (16).

Los fármacos para el tratamiento de la dependencia al alcohol han demostrado una eficacia en el proceso de rehabilitación pero es necesario siempre el trabajo multidisciplinario que permita además, la combinación con psicoterapia y el manejo integral de su entorno.

Referencias bibliográficas

1. Johnson BA. Medication treatment of different types of alcoholism. Am J Psychiatry 2010;167(6):630-9.
2. Mann K. Pharmacotherapy of alcohol dependence: a review of the clinical data. CNS Drugs 2004;18(8):485-504.
3. Yoshimura A, Kimura M, Nakayama H, Matsui T, Okudaira F, Akazawa S, et al. Efficacy of disulfiram for the treatment of alcohol dependence assessed with a multicenter randomized controlled trial. Alcohol Clin Exp Res. 2014;38(2):572-8.
4. Jørgensen CH, Pedersen B, Tønnesen H. The efficacy of disulfiram for the treatment of alcohol use disorder. Alcohol Clin Exp Res 2011;35(10):1749-58.
5. Skinner MD, Lahmek P, Pham H, Aubin H-J. Disulfiram efficacy in the treatment of alcohol dependence: a meta-analysis. PloS One 2014;9(2):e87366.
6. Zindel LR, Kranzler HR. Pharmacotherapy of alcohol use disorders: seventy-five years of progress. J Stud Alcohol Drugs Suppl. 2014;75 Suppl 17:79-88.
7. Graham R, Wodak AD, Whelan G. New pharmacotherapies for alcohol dependence. Med J Aust 2002;177(2):103-7.
8. Franck J, Jayaram-Lindström N. Pharmacotherapy for alcohol dependence: status of current treatments. Curr Opin Neurobiol. agosto de 2013;23(4):692-9.
9. Rösner S, Hackl-Herrwerth A, Leucht S, Vecchi S, Srisurapanont M, Soyka M. Opioid antagonists for alcohol dependence. Cochrane Database Syst Rev. 2010;(12):CD001867.
10. Oslin DW, Leong SH, Lynch KG, Berrettini W, O’Brien CP, Gordon AJ, et al. Naltrexone vs Placebo for the Treatment of Alcohol Dependence: A Randomized Clinical Trial. JAMA Psychiatry 2015;72(5):430-7.
11. Pettinati HM, O’Brien CP, Rabinowitz AR, Wortman SP, Oslin DW, Kampman KM, et al. The status of naltrexone in the treatment of alcohol dependence: specific effects on heavy drinking. J Clin Psychopharmacol 2006;26(6):610-25.
12. Donoghue K, Elzerbi C, Saunders R, Whittington C, Pilling S, Drummond C. The efficacy of acamprosate and naltrexone in the treatment of alcohol dependence, Europe versus the rest of the world: a meta-analysis. Addict Abingdon Engl 2015;110(6):920-30.
13. Cayley WE. Effectiveness of acamprosate in the treatment of alcohol dependence. Am Fam Physician 2011;83(5):522-4.
14. Rösner S, Hackl-Herrwerth A, Leucht S, Lehert P, Vecchi S, Soyka M. Acamprosate for alcohol dependence. Cochrane Database Syst Rev. 2010;(9):CD004332.
15. Guglielmo R, Martinotti G, Quatrale M, Ioime L, Kadilli I, Di Nicola M, et al. Topiramate in Alcohol Use Disorders: Review and Update. CNS Drugs 2015;29(5):383-95.
16. Johnson BA, Rosenthal N, Capece JA, Wiegand F, Mao L, Beyers K, et al. Topiramate for treating alcohol dependence: a randomized controlled trial. JAMA 2007;298(14):1641-51.

Deja un comentario