Manejo nutricional del síndrome de intestino irritable

25 de julio de 2019

Por:

Dra. Hazel Anderson Vásquez, ND, Esp NC, MgSc, PhD, DHC, Profesora de Nutrición, Universidad del Zulia, Venezuela.

El síndrome de intestino irritable (SII) se caracteriza por dolor abdominal y alteraciones del hábito intestinal, en ausencia de enfermedad orgánica. Se ha relacionado con los hábitos en el estilo de vida, tales como las comidas y el estrés, puede predominar el estreñimiento o la diarrea o ambos por igual, se ha reportado que ambos pueden mejorar dependiendo de los alimentos específicos que consuma el paciente (1). Los síntomas gastrointestinales,  principalmente el dolor abdominal y la producción de gas se ha relacionado con alimentos ricos en carbohidratos, que contienen fibra dietética fermentable a partir de oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles, almidón, lactosa, fructosa y sorbitol, el café, el alcohol y las especias; así como también,  se ha reportado su relación con alimentos grasos, comida rápida, pasapalos, frituras y alimentos picantes o muy condimentados (2).

La etiología del SII es poco conocida y el rol de los componente dietarios es difícil de investigar, lo que lo ha convertido en un tema  de gran interés, que ha sido estudiado con una gran variedad de dietas, entre ellas: Las dietas tradicionales denominadas la dieta del Instituto Nacional para la Salud y Excelencia Clínica (NICE) o  la dieta modificada del Instituto Nacional para la Salud y Excelencia Clínica (mNICE) (USA)(3), la dieta baja en lactosa, la dieta baja en fructosa y fructanos, la paleolítica, la dieta con carbohidratos específicos; otras basadas en la eliminación de la IgG, la dieta muy baja en carbohidratos o dieta cetogénica, con suplementación de fibra o  baja en fibra,  baja en histamina, baja en grasas, dieta sin gluten;  y finalmente en la actualidad  las más utilizadas son:  la dieta baja en oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables (FODMAPs) y la dieta baja en FODMAPs y gluten (1,4).

Los FODMAPs son carbohidratos de cadena corta que favorecen el aumento de fructosa a partir del exceso de glucosa (manzanas, peras), lactosa (productos lácteos), fructanos (trigo, cebolla),  polioles (edulcorantes y sorbitol) y galactooligosacáricdos (legumbres, repollo); todos ellos con una mínima absorción en el lumen gastrointestinal, osmóticamente activos rápidamente fermentados por la microbioma, por lo que producen distensión abdominal, por secreción de agua y producción de gas, lo que implica que al ser reducidos u omitidos en la dieta alivian los síntomas de dolor abdominal, inflamación y  flatulencia (5). En la actualidad  la dieta baja en FODMAPs ha demostrado que mejora los síntomas en el 75% de los pacientes (1).

La dieta baja en FODMAPs se divide en tres fases: 1) Restricción, en esta fase incluye 2 a 4 semanas con una dieta estricta sin alimentos altos en FODMAPs pasando luego a alternativas de bajo FODMAPs. 2) Reintroducción: en esta fase un subgrupo de los alimentos es reintroducido en la dieta en un período de 6 a 8 semanas, mientras se evalúan la aparición de los síntomas de alimentos no tolerados,  y 3) Personalización del FODMAPs (2).

De acuerdo a lo anteriormente descrito, en la alimentación en el síndrome de intestino irritable deben considerarse aquellos alimentos que influyan en el estado nutricional, en el estrés, en la motilidad gastrointestinal y la microbioma intestinal, por lo que el manejo nutricional tiene como objetivos: 1. Aportar las calorías necesarias para mantener un peso deseable. 2.-  Evitar los alimentos productores de dolor abdominal, gases, diarrea y la inflamación. 3.- Reducir la respuesta inflamatoria 4.- Mejorar la motilidad intestinal 5.- Modular la microbiota intestinal 6.- Mejorar la calidad de vida a través de las modificaciones dietéticas y de estilo de vida. 7.- Educación nutricional al paciente.

Para su implementación el paciente debe ser previamente valorado desde el punto de vista nutricional considerando los requerimientos nutricionales las preferencias y necesidades culturales, las alergias e intolerancias alimentarias implementando una alimentación variada, nutricionalmente adecuada y  mínimamente restrictiva y adaptada a los trastornos digestivos del paciente (6). En la planificación dietética debe fraccionarse en 5 o 6 comidas al día; controlar el volumen, la consistencia y la temperatura dependiendo de la severidad del caso y tolerancia del paciente, mejorar la masticación y eliminar la merienda nocturna.

Entre los alimentos que deben ser restringidos por ser altos en FODMAPs se encuentran (6, 7):

  1. a) Los productos lácteos con lactosa, dulces con productos lácteos, queso fresco, yogurt, helados con leche.
  2. b) Vegetales: cebolla, ajo, alcachofa, coliflor, hongos, repollo, remolacha, vainitas, pasta y salsa de tomate, ensaladas crudas.
  3. c) Frutas: patilla, melón, mango, miel de abeja, jarabe de maíz, manzana, pera, nectarina, durazno, melocotón, jugos de fruta, ciruelas.
  4. c) Legumbres: caraotas, arvejas, lentejas, frijoles, garbanzos, frijoles de soya, habas.
  5. d) Cereales: trigo, cebada, muesli, all bran, pan blanco, pan integral, pan multigranos, pasta de trigo, galletas de chocolate, arroz integral.
  6. e) Frutos secos: almendras, nueces, mani, merey, leche de almendras, mantequilla de maní.
  7. f) Snacks: confitería, papitas, galletas con trigo, donnas, Chiclets con edulcorantes.
  8. g) Proteínas: Embutidos, carne procesadas.
  9. h) Grasas: Aderezos para ensaladas, frituras.
  10. i) Bebidas y alcohol: Vinos dulces, cerveza, jugos de fruta, bebidas gaseosas y ron.

Los alimentos permitidos por ser bajos en FODMAPs:

  1. a) Los productos lácteos sin lactosa, yogurt sin lactosa, ricota o requesón sin lactosa, quesos Brie, Camenbert, mozarella y parmesano.
  2. b) Vegetales: zanahoria, calabacines, espárragos, tomate Cherry, hojas de achicoria, espinacas o acelgas, auyama.
  3. c) Frutas: piña, jugo de limón, uvas, kiwi, toronja, lechoza, guayaba sin piel ni semillas, mandarina, naranja
  4. d) Cereales: arroz blanco, arroz, pan sin gluten, quinoa, tortas de arroz, pasta sin gluten.
  5. e) Tubérculos y plátano: batata, apio, plátano verde, topocho, ocumo, papa.
  6. f) Proteínas: carne, pollo y mariscos.
  7. g) Grasas: margarina, aceite de oliva extravirgen, canola, maíz, soya y girasol.
  8. h) Bebidas: Agua, Infusiones de manzanilla, tilo, toronjil, laurel.

Algunos alimentos como el salvado de trigo producen irritación mecánica de la mucosa intestinal al estimular la secreción de agua y moco, produciendo diarrea. Para tratar el estreñimiento el primer paso es aumentar el consumo de fibra, se ha evaluado el consumo del salvado de trigo, el Psillium y las ciruelas pasas han reportado de forma similar mejoría de la clínica del estreñimiento; el más recomendado es el psillium, el cual ha demostrado que mejora los síntomas del intestino irritable (8).

Resumen y conclusiones

Las nuevas evidencias han confirmado la eficacia de la dieta baja en FODMAPs para la mejoría de los síntomas gastrointestinales asociados con el síndrome de intestino irritable al ser manejada por un nutricionista con experiencia en el área, aún se requieren más estudios al respecto dada la subjetividad en la evaluación de los síntomas y los múltiples factores que intervienen en su etiopatogenia.

Referencias bibliográficas

1.- Werlang ME, Palmer WC, Lacy BE. Irritable Bowel Syndrome and Dietary Interventions.Gastroenterol Hepatol (N Y). 2019 Jan;15(1):16-26.

2.-Okawa Y., Fukudo S and Sanada H. Specific foods can reduce symptoms of irritable bowel syndrome and functional constipation: a review. BioPsychoSocial Medicine (2019) 13:10.

3.- Eswaran, S.; Dolan R.D.; Ball S.H.; Jackson K; Chey W. The Impact of a 4-Week Low-FODMAP and mNICE Diet on Nutrient Intake in a Sample of US Adults with Irritable Bowel Syndrome with Diarrhea. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics. https://doi.org/10.1016/j.jand.2019.03.00.

4.- Emanuele Zannini, Elke K. Arendt , Low FODMAPs and gluten-free foods for irritable bowel syndrome treatment: Lights and shadows. Food Research International, 2017. FRIN 6660  doi: 10.1016/j.foodres.2017.04.001.

5.- Dolan R, Chey WD, Eswaran S.The role of diet in the management of irritable bowel syndrome: a focus on FODMAPs.Expert Rev Gastroenterol Hepatol. 2018 Jun;12(6):607-615. doi: 10.1080/17474124.2018.1476138.

6.- Varney J, Barrett J, Scarlata K, Catsos P, Gibson PR, Muir JG. FODMAPs: food composition, defining cutoff values and international application. J Gastroenterol Hepatol.2017 Mar;32 Suppl 1:53-61. doi: 10.1111/jgh.13698.

7.- Whelan K, Martin LD, Staudacher HM, Lomer MCE.The low FODMAP diet in the management of irritable bowel syndrome: an evidence-based review of FODMAP restriction, reintroduction and personalisation in clinical practice.J Hum Nutr Diet. 2018 Apr;31(2):239-255. doi: 10.1111/jhn.12530. Epub 2018 Jan 15.

8.-Sánchez Almaraz, R; Martín Fuentes, M; Palma Milla, S; López Plaza, B; Bermejo López, L M.; Gómez Candela, C. Indicaciones de diferentes tipos de fibra en distintas patologías. Nutr Hosp. 2015;31(6):2372-2383.

LINKS RECOMENDADOS

http://www.aulamedica.es/nutricionclinicamedicina/pdf/5035.pdf

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed

Compartir
COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *