Inicio Manifestaciones extraesofágicas de reflujo gastroesofágico

Manifestaciones extraesofágicas de reflujo gastroesofágico

Por Dr. Raul Aponte Rendón
0 Comentario

Dr. Raul Aponte Rendón. Neuro-gastroenterólogo. Profesor del Curso internacional (on line) de Enfermedad de reflujo gastro-esofágico de la WGO. Investigador en Motilidad esofágica. Clínica Gastro Bariátrica. Maracay, Estado Aragua – Venezuela

La enfermedad de reflujo gastro esofágica (ERGE) es definida por la presencia de síntomas y/o lesiones en la mucosa esofágica atribuidas al reflujo del contenido gástrico. Su etiología no está bien aclarada aun cuando se acepta su origen multifactorial que incluye elementos anatómicos y funcionales desde la alteración de la barrera anti reflujo, peristaltismo del cuerpo esofágico y alteración en el vaciamiento gástrico.

Cuando los síntomas o efectos de este reflujo se extienden más allá del propio esófago, hablamos de compromiso o manifestaciones extra esofágicas de ERGE (MEE) (1). Una larga lista de síntomas extraesofágicos ha sido asociada a ERGE (Tabla 1) e incluye síndromes faringo-laríngeos, pulmonares, otitis media, erosiones del esmalte dental y dolor torácico (2). Estos síntomas, representan un reto al clínico toda vez que pueden ocurrir en ausencia de los síntomas típicos de ERGE, lo cual puede retardar el diagnóstico ya que el paciente acude finalmente al Gastroenterólogo luego de un recorrido por otras especialidades que incluye en ocasiones la Psiquiatría. La expresión de “Reflujo faringo-laríngeo” es a menudo usada por los médicos de ORL para describir hallazgos endoscópicos de irritación en pacientes con tos no productiva, ronquera, disfonía, etc, existiendo varias clasificaciones endoscópicas siendo la de mayor aceptación por los gastroenterólogos la de Nishimura y col. (3), por lo sencilla de establecer y por el hecho de poder realizarse con endoscopios de luz blanca. (Tabla 1).

Fisiopatología del reflujo extra esofágico.

Las MEE de ERGE pueden ocurrir como consecuencia del contacto del epitelio supra esofágico con el contenido aspirado del reflujo o a través del reflejo vagal. El término de aspiración se refiere a la inhalación del contenido gástrico en la laringe o en las vías aéreas superiores, debiendo diferenciarse de la aspiración fisiológica de pequeñas cantidades de secreción orofaríngea durante el sueño, compensadas por el cierre de la glotis y la tos (4). El reflejo vagal se relaciona con el origen embriológico e inervación común del esófago, laringe y vías aéreas a través del reflejo traqueo bronquial desencadenado por el cambio del gradiente de presión abdomino-torácico durante el acto de toser, presente aun cuando el reflujo sea limitado al tercio distal del esófago (2). Los síntomas también pueden desencadenarse por irritación directa laringo-traqueo-bronquial en casos de reflujo con alcance proximal (5). Los trastornos de motilidad esofágica presentes en la ERGE corresponden a peristalsis inefectiva, fragmentada y aperistalsis y se relacionan en forma directamente proporcional con la respuesta peristáltica secundaria o aclaramiento esofágico., que a su vez se relaciona con presencia de MEE.

Diagnóstico de reflujo extra esofágico.

No hay uniformidad mundial para criterios diagnósticos de las MEE ya que no existe una prueba estándar; además, los pacientes a menudo se presentan sin pirosis ni regurgitación típicas de la ERGE. La pHmetría, combinada con impedancia multicanal de 24 horas complementadas con la pruebas de asociación de síntomas, es el test más aceptado ya que determina la correlación de síntomas con el registro del episodio de reflujo a través del análisis de Fisher, permitiendo distinguir las MEE laringo-respiratorias de la tos crónica idiopática, la laringitis y el asma bronquial de otra etiología. (Figura 1); en tanto que la manometría esofágica es útil para establecer diagnóstico diferencial con otros trastornos motores de esófago que cursan con dolor torácico, como espasmo esofágico distal o acalasia tipo III. Igualmente se ha utilizado la prueba terapéutica con terapia supresora de ácido durante 8 semanas antes de las pruebas funcionales.

Es importante hacer notar que se han establecido posibles conexiones entre la ERGE y otras patologías sistémicas como esclerosis sistémica, síndrome de Sjogren, diabetes mellitus, artritis reumatoide, hipotiroidismo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, síndrome de apnea de sueño y obesidad entre otras, sin embargo por falta de evidencia clara no pueden considerarse como MEE de ERGE(6).

Referencias Bibliográficas

  1. Vakil N, van Zanten SV, Kahrilas P, et al The Montreal definition and classification of gastroesophagealreflux disease: a global evidence-based consensus. Am J Gastroenterol. 2006;101(8):1900- 1920; quiz 43.
  2. Michaael Vaezi, David Katzka, Fran Zerbi. Extraesophageal symptoms and disease attributed to GERD: Where is the penduline swinging now. Clinical Gastroenterology and Hepatology 2018; 16:1018-1029
  3. K. Nishimura H, Fujita T Tanaka Y, Tanaka S Matono K, et al. Endoscopic classification for reflux pharyngolariyngitis, Diseases of the Esophagus. 23:1, January 2010, 20-26
  4. Marik PE, Gleeson K, Eggli DF, et al. Quantitative aspiration during sleep in normal subjects. Chest. 1997; 111 (52) 1266-1272
  5. Smith JA, Decalmer S, Kelsall A. Acoustic cough reflux association in chronic cough: potential triggsers and mechanisms. Gastroenterology. 2010: 139 (3) 754-762
  6. F. Akyuz, O Mutluay. Which diseases are risk factors for developing gastroesophageal reflux disease? Turk J Gastroenterol 2017 (Suppl1) S44-47

manifestaciones extraesofágicas

pHmetría

FIGURA 1: Estudio de pHmetría e impedancia multicanal de 24 horas desmostrando la correlación entre reflujo y síntoma.

Deja un comentario