Inicio Recomendaciones nutricionales para pacientes con hígado graso no alcohólico

Recomendaciones nutricionales para pacientes con hígado graso no alcohólico

Por Lic. María F Belloso
0 Comentario

La esteatosis hepática abarca una serie de enfermedades hepáticas como lo son, la enfermedad de hígado graso no alcohólica (EGHNA), la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), la fibrosis del hígado, la cirrosis y el hepatocarcinoma (1).

Sin embargo, la EGHNA es la enfermedad hepática más diagnosticada, ya que actualmente afecta a un tercio de la población occidental (2). Comúnmente el diagnóstico de la EGHNA tiende a estar relacionado con la obesidad, la dislipidemia y la insulinoresistencia.

Cabe destacar que aunque la mayoría de los pacientes con EGHNA tienen sobrepeso, existen personas no obesas que son diagnosticadas con esta enfermedad, debido a la fuerte correlación documentada entre el hígado graso y la resistencia a la insulina (3).

Actualmente la pérdida de peso y la actividad física constituyen la primera línea de tratamiento para la EGHNA (4,5).

Aunque parezca sencillo, el mantenimiento a largo plazo de esta modificación del estilo de vida, representa un verdadero reto para pacientes con EGHNA. Los cambios nutricionales y la actividad física deben ser realizados gradual y controladamente, para poder lograr una pérdida de peso saludable y duradera (1).

¿Cuáles son las recomendaciones nutricionales para pacientes con hígado graso?

Hay estudios que han demostrado que el consumo de 25 kcal/kg/día producen una significante disminución de los niveles de glucosa en ayunas y del grado de esteatosis hepática.

Es recomendado que la pérdida de peso no supere 1 kg por semana, debido a que esto puede empeorar la enfermedad y producir cirrosis y hasta insuficiencia hepática (4). Además de una dieta hipocalórica, es necesario consumir una dieta balanceada, que incluya las cantidades adecuadas de micro y macronutrientes, ya que la calidad de los alimentos ingeridos afecta directamente la insulinoresistencia, los niveles de lípidos séricos y la inflamación sistémica.

¿Qué cantidad y tipos de carbohidratos  son permitidos en pacientes con hígado graso?

  • Evitar el consumo de carbohidratos simples como la sacarosa y la fructosa que se encuentran mayormente en las bebidas gaseosas (1).
  • El consumo de carbohidratos debe estar limitado al 40%-45% kcal/día como parte de una dieta hipocalórica (3).
  • Incluir carbohidratos complejos y de bajo índice glicémico como la avena y los granos integrales (4).

¿Qué tipo de grasas puede consumir un paciente con hígado graso?

  • Aumentar la ingesta de grasas mono-insaturadas y poli-insaturadas, como el pescado,  sobre todo como remplazo de algunas grasas saturadas (1).
  • Mantener el consumo de grasas saturadas alrededor del 10% kcal/día y las grasas totales entre 30% y 35% kcal/día. La reducción de menos del 10% de grasas saturadas podría resultar contraproducente (4).

¿Qué cantidad de proteínas puede consumir un paciente con hígado graso?

  • Consumir entre 15 y 17% kcal/día provenientes de proteína. Es conveniente ajustar la cantidad de proteína con respecto al peso del paciente de acuerdo al nivel de daño hepático, ésta puede variar desde 1,0 g/kg a 1,5 g/kg (5).

Debido a la dificultad que representa la implementación y mantenimiento de una alimentación y un estilo de vida saludable, existen varios estudios que recomiendan el uso de suplementos como parte del tratamiento y la prevención de  la EGHNA: suplementación con ácidos grasos omega 3 (1–2 g/día), probióticos y vitamina E (6).

Referencias Bibliográficas

  1. Rusu E, Enache G, Jinga M, Dragut R, Nan R, Popescu H, y col. Medical nutrition therapy in non-alcoholic fatty liver disease- a review of literature. J Med Life 2015;8(3):258-262.
  2. Hernandez M, Valenzuela R, Videla L. Relevant aspects of nutritional and dietary interventions in non-alcoholic fatty liver disease. Int JMol Sci 2015;16(10):25168-25198.
  3. McCarthy E, Rinella M. The role of diet and nutrient composition in nonalcoholic fatty liver disease. J AcadNutr Diet 2012;112(3):401-409.
  4. Fan J, Cao H. Role of diet and nutritional management in non-alcoholic fatty liver disease. JGastroenterolHepatol 2013;28(4):81–87.
  5. Africa J, Newton K, Schwimmer J. Lifestyle interventions including nutrition, exercise, and supplements for nonalcoholic fatty liver disease in children. Dig Dis Sci 2016;61(5):1375-1386.
  6. Houghton D, Stewart C, Day C, Trenell M. Gut microbiota and lifestyle interventions in NAFLD. Int J Mol Sci 2016;17(4):447.

Deja un comentario