Inicio BlogSalud Consumo de sandía y diabetes. ¿Es posible?

Consumo de sandía y diabetes. ¿Es posible?

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

La sandía suele ser la fruta favorita de todos en esos calurosos días de verano, pero aunque tengas mucho calor y te provoque comer de esta refrescante y rica fruta durante todo el día, es importante que verifiques primero la información nutricional de la misma. Si tienes diabetes, sabes lo importante que es vigilar lo que comes y controlar tus niveles de azúcar en la sangre, incluyendo el azúcar o fructosa proveniente de las frutas. La sandía está cargada de azúcares naturales. Dependiendo de tu dieta en general, esto puede tener un impacto en tu nivel de azúcar en la sangre.

Los beneficios para la salud de la sandía:La sandía es una maravillosa fuente de vitaminas. Una porción de sandia (280 gramos) proporciona 31% de la cantidad diaria recomendada de vitamina A. Esto respalda a una visión saludable y ayuda a mantener el corazón, los riñones y los pulmones. La vitamina C también es beneficiosa para una dieta saludable y se encuentra en grandes cantidades por porción de 280 gramos. Una sola porción de sandía proporciona el 37% de su ingesta diaria recomendada. Se sabe que la vitamina C mejora la salud del corazón, ayuda en la prevención de algunos cánceres y ayuda a combatir los síntomas del resfriado común. Debido a que es rico en fibra y agua, comer sandía puede ayudar a tu cuerpo a eliminar las toxinas y promover una buena salud digestiva. No solo comer cantidades moderadas de sandía puede frenar tus antojos de comer algo dulce, sino que también puede hacer que te sientas satisfecho por más tiempo. Esto se debe a que la sandía tiene más del 90% de agua. Además de mantenerte hidratado, esto puede ayudarte a seguir tu dieta y a controlar tu peso.

¿Qué dice la evidencia científica? No hay ninguna investigación que conecte directamente el consumo de sandía y el control de la diabetes. Dicho esto, hay algunas pruebas que sugieren que comer sandía puede ayudar a reducir el riesgo de ciertas complicaciones relacionadas con la diabetes. La sandía contiene cantidades moderadas de licopeno. Este es el pigmento que da color a la fruta. También es un poderoso antioxidante. Aunque se necesita más investigación, el licopeno puede ayudar a reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular. Según la Clínica Mayo, las primeras investigaciones sugieren que el licopeno que se encuentra en los tomates puede estar relacionado con un riesgo reducido de enfermedad cardíaca. Aproximadamente el 68% de las personas con diabetes que tienen 65 años o más mueren a causa de algún tipo de enfermedad cardíaca. El 16% de las personas en este grupo demográfico mueren de apoplejía. Con esto en mente, la Asociación estadounidense de Diabetes ha clasificado a la diabetes como uno de los siete factores de riesgo controlable de enfermedad cardíaca.

¿Dónde cae la sandía en el índice glicémico?

El índice glicémico (IG) analiza qué tan rápido entra el azúcar de los alimentos en el torrente sanguíneo. Cada alimento tiene un valor entre 1 y 100. Estos valores se determinan de acuerdo con la forma en que cada alimento se compara con un artículo de referencia. El azúcar o el pan blanco generalmente se usan como referencia. La carga glicémico (CG) es la combinación del IG y el contenido real de carbohidratos en una porción típica de alimentos. Se argumenta que el CG le da un valor más real de cómo un alimento específico puede afectar los niveles de azúcar en la sangre. Este enfoque a menudo lo usan las personas que controlan su diabetes mediante el conteo de carbohidratos. Los alimentos con un IG bajo o medio se consideran menos propensos a elevar sus niveles de azúcar en la sangre. Un IG de 55 o menos se considera bajo. Un IG entre 55 y 69 generalmente se considera medio. Cualquier nivel mayor a 70 se considera alto. Un CG de 10 es bajo, 10 a 19 es mediano, y más 19 se considera alto.

La sandía tiene típicamente un IG de 72 pero una CG de 2 por porción de 100 gramos. Aunque la CG de la sandía es bajo, asegúrate de equilibrar las comidas que contengan sandía con alimentos con IG bajo para minimizar los posibles picos de azúcar en la sangre.

¿Qué otras frutas son amigables con la diabetes? Aunque comer sandía tiene sus beneficios, debes considerar equilibrar tu dieta con frutas que tienen un IG bajo. Asegúrate de seleccionar la fruta fresca siempre que sea posible, ya que no tiene azúcares añadidos. Si deseas comprar fruta enlatada o congelada, recuerda evitar que contenga azycar o almíbar. Siempre debes leer la etiqueta cuidadosamente y buscar azúcares ocultos. La fruta seca y el jugo de frutas se deben consumir con menos frecuencia que la fruta fresca entera. Esto se debe a la densidad de calorías, la concentración de azúcar y los tamaños de porción son más pequeños.

Las frutas amigables para la diabetes con un IG bajo incluyen:

  • Pomelo (toronja) : 1 tamaño promedio tiene un IG de 25 y un CG de 7
  • Melocotones: 1 melocotón grande tiene un IG de 28 y un CG de 5
  • Albaricoques: 5 albaricoques enteros tienen un IG de 34 y un CG de 6
  • Peras: 1 pera pequeña tiene un IG de 37 y un CG de 2

Consejo #higadosano: Si eres diabético y deseas agregar sandía(patilla) a tu plan de comidas semanal, lo mejor es observar tu dieta en general y balancear bien tus requerimientos calóricos. La sandía tiene un IG alto pero un CG baja. Se recomienda una ingesta moderada de sandía. Visita a tu médico y nutricionista plantéale sobre cómo agregar azúcar saludable a tu dieta, revisarán tu dieta actual y observarán tu perfil general de salud, para que te ayude a determinar el mejor plan dietético.

Enlaces o links recomendados:

http://www.mayoclinic.org/drugs-supplements/lycopene/evidence/hrb-20059666
http://ajcn.nutrition.org/content/76/1/5.full
http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Diabetes/WhyDiabetesMatters/Cardiovascular-Disease-Diabetes_UCM_313865_Article.jsp/#.V7Itr2Usir0

Artículos Relacionados

Deja un comentario