Inicio Blog ¿Se pueden reducir los efectos nocivos del alcohol con bebidas de menos grado alcohólico?

¿Se pueden reducir los efectos nocivos del alcohol con bebidas de menos grado alcohólico?

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Son muchas las veces que se nos presentan situaciones donde estamos propensos a bebernos una copa, o una cerveza, esto forma ya parte de nuestra cultura; situaciones como: llegó el viernes, salir con amigos, reuniones familiares, son muchas las ocasiones las que se presentan para compartir una fría cerveza o una deleitante copa de vino y aunque beber de manera moderada no es dañino para la salud, más bien es relajante… por ejemplo, para despejar el estrés de una larga semana de trabajo, los que nos cuidamos la salud, sabemos que no podemos excedernos en cantidad de tragos porque nos traería consecuencias no muy agradables para el siguiente día.

¿Qué pasaría si se bajara el grado de alcohol en algunas bebidas?

¿Pero qué pasaría  que si  se bajaran los niveles de alcohol en la cerveza y otras bebidas? ¿Podría esto reducir los efectos nocivos del alcohol en la sociedad en general?

Una nueva revisión en gastroenterología y hepatología en el Instituto de Investigación de Políticas de Salud Mental en el Centro para la Adicción y Salud Mental (CAMH) en Toronto, Canadá, sugiere que este enfoque puede valer  la pena. El alcohol representa una causa importante de muerte y discapacidad significativa en todo el mundo. Entre los 20 y 39 años de edad, casi una cuarta parte de las muertes se pueden atribuir al alcohol, según la Organización Mundial de la Salud.

Una disminución en el etanol, el ingrediente más perjudicial en las bebidas alcohólicas, se espera que conduzca a niveles más bajos de alcohol en la sangre en los bebedores, y esto podría reducir los daños inmediatos, tales como lesiones o accidentes, así como las enfermedades crónicas relacionadas con el alcohol que se desarrollan a lo largo del tiempo, como la cirrosis hepática o cáncer.

Una de las preocupaciones planteadas en el estudio es que los bebedores se darían cuenta de la diferencia en el contenido de alcohol, y consumirían más cantidad, para compensar o cambiar a otras bebidas con más alcohol. Sin embargo, se encontró que las preocupaciones en torno a comportamientos bebedores no estaban justificados, pues se ha comprobado  a partir de experimentos que los consumidores no pueden distinguir entre cervezas de diferentes potencias

La solución más relevante que propone este estudio es que las industrias comercializadoras de alcohol reduzcan la cantidad de etanol en las bebidas, y que  esta iniciativa se debería incluir como medida política en todos los países del mundo, en resguardo de la salud de la población. Hoy en día, en el Norte de  Australia en donde ya se  han establecido impuestos, sobre el alcohol con etanol , a las bebidas que tuvieran más del 3% de grado alcohólico, lo que condujo a una mayor disponibilidad de la cerveza de menor concentración. Este cambio de política dio lugar a un menor número de muertes relacionadas con el alcohol, además de que también se llevó a cabo en combinación con los esfuerzos educativos, mayores controles sobre la disponibilidad y los nuevos servicios de tratamiento.Otro enfoque para reducir los daños identificados por el alcohol estaría el ofrecer bebidas sin alcohol como una alternativa más barata en los bares o restaurantes.  En última instancia, la cuestión de si el alcohol de menor concentración puede impactar la reducción de la carga de los daños secundarios al alcohol, dependerá de cómo se implementa las medidas. Si esta medida se logra imponer en todos los países del mundo seria de enorme beneficio para los esfuerzos de salud pública.

Artículos Relacionados

Deja un comentario