Inicio BlogBienestar Ser feliz y ser saludable no es tan difícil como piensas

Ser feliz y ser saludable no es tan difícil como piensas

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

Mi lema de hígado sano es “Ser Feliz y Ser Saludable es una decisión de vida. ¡Comienza Hoy!, pero aparentemente para muchos, seguir un estilo de vida saludable, les parece algo terriblemente complicado y cuesta arriba. La mayoría de las veces, parte de la confusión o duda es por la cantidad de anuncios y expertos en redes sociales o a tu alrededor que a veces sugieren consejos contradictorios. Sin embargo, llevar una vida saludable no tiene por qué ser tan complicado. Para obtener una buena salud física, emocional y mental, perder peso y sentirse mejor cada día, todo lo que necesitas hacer es seguir estas  reglas simples.

No incluyas sustancias tóxicas en tu cuerpo

Desde tiempos milenarios, diversión parece incluir cigarrillos, alcohol y drogas, que muchas llegan a ser muy abusivas y toxicas para tu salud. Muchas cosas que las personas ponen en sus cuerpos son verdaderamente tóxicas y lo peor es que también son altamente adictivas, lo que dificulta que las personas las abandonen o eviten. Si tiene un problema con una de estas sustancias, entonces la dieta y el ejercicio son la menor de tus preocupaciones. Si bien el alcohol para aquellos que lo pueden tolerar, puede consumirse con moderación,el tabaco y las drogas ilícitas son hábitos malos para todos. Pero un problema aún más común hoy en día es consumir alimentos poco saludables y que promueven inflamación y enfermedades. Si deseas mejorar tu salud, debe eliminar, remover el consumo de estos alimentos “tóxicos”, enemigos de tu salud y bienestar.

Probablemente el cambio más efectivo que puede hacer para mejorar tu dieta eliminar el azúcar y los alimentos procesados, empacados. Esto puede ser difícil porque muchos de estos alimentos están diseñados para ser extremadamente sabrosos y muy difíciles de resistir. Cuando se trata de ingredientes específicos, los azúcares agregados están entre los peores. Estos incluyen sacarosa y jarabe de maíz de alta fructuosa. Ambos pueden causar estragos en tu metabolismo cuando se consumen en exceso. Además, es una buena idea evitar todas las grasas trans, que se encuentran en algunos tipos de margarina y alimentos horneados envasados. Lo mas importante es incorporar en tu alimentación diaria alimentos naturales frescos.

Camina, muévete, practica algún deporte o ejercicio como hábito

Usar tus músculos es extremadamente importante para mejorar tu salud. Si bien levantar pesas y hacer ejercicio de resistencia, sin duda puede ayudarte a lucir mejor, tu apariencia es realmente solo la punta del iceberg. También necesitas hacer ejercicio de estiramiento, relación y resistencia para garantizar que tu cuerpo, cerebro y hormonas funcionen de manera adecuada. El ejercicio de resistencia como el levantamiento de pesas, reduce el azúcar en la sangre y los niveles de insulina, mejora el colesterol y reduce los triglicéridos. También aumenta los niveles de testosterona y hormonas de crecimiento, ambas asociadas con un mejor bienestar. Además, el ejercicio puede ayudar a reducir la depresión y el riesgo de varias enfermedades crónicas, como la obesidad, la diabetes tipo 2, las enfermedades del corazón, el Alzheimer y muchas más. También  puede ayudarte  a perder grasa, especialmente en combinación con una dieta saludable rica en vegetales, frutas y grasas saludables.  Afortunadamente, hay muchas formas de hacer ejercicio. No es necesario ir a un gimnasio o tener un equipo de entrenamiento costoso, es posible hacer ejercicio de forma gratuita y en la comodidad de tu propio hogar, a través de vídeo tutoriales en YouTube para “entrenamientos de peso corporal” o “calistenia”, por ejemplo. Caminar es una buena opción y mucha evidencia científica  confirma sus bondades y beneficios, especialmente si puedes obtener algo de sol mientras lo haces (para una fuente natural de vitamina D). La clave es elegir algo que disfrutes y que puedas mantener a largo plazo.

Respeta las horas de sueño

El sueño es muy importante para la salud general y los estudios muestran que la falta de sueño se correlaciona con muchas enfermedades, como la obesidad y la enfermedad cardíaca. Es muy recomendable hacer tiempo para dormir bien y lograr un sueño de calidad, se recomiendan entre 6 a 8 horas. Si te cuesta conciliar el sueño por las noches, hay varias maneras de tratar de mejorarlo con estas recomendaciones simples: No tomes café al final del día; Intenta acostarte y levantarte a horas fijas todos los días; Duerme en completa oscuridad, sin iluminación artificial, evita artefactos electrónicos cercanos (teléfono celular), Apaga el televisor y las luces de tu casa unas horas antes de acostarte. También te puede ayudar una infusión de hierbas relajantes sin cafeína y darte un baño con agua tibia.

El reflujo gastroesofágico, la apnea del sueño y los trastornos del sueño, son muy comunes y  se pueden tratar. En estos casos consulta a tu medico de confianza.

¡Relájate! Evita el estrés a toda costa

Un estilo de vida saludable implica una dieta saludable, sueño de calidad y ejercicio regular. Pero la calidad de tus pensamientos y emociones es determinante para generar paz y tranquilidad o estrés permanente. El estrés es la causa numero uno del 75% de todas las enfermedades crónicas. El estrés crónico eleva los niveles de cortisol, es causa de inflamación y genera enfermedades crónicas que deterioran tu salud y calidad de vida.  Los estudios también muestran que el estrés contribuye significativamente a la depresión, que es un problema de salud publica actual, asociada a consumo de sustancias tóxicas, diabetes, trastornos metabólicos y enfermedad cardíaca. Para reducir el estrés, intenta simplificar y organizar tu vida, dale prioridad a tu salud, haz ejercicio, sal a caminar, disfruta la naturaleza, practica técnicas de respiración profunda, relajación, la meditación y el mindfulnes. Si no puedes manejar las cargas de tu vida diaria sin estresarte demasiado, considera solicitar ayuda sicoterapéuta. Superar el  estrés no solo te hará más saludable, sino que también mejorará tu calidad de vida y tus relaciones interpersonales. Pasar por la vida preocupado, ansioso y nunca poder relajarse y disfrutar de la vida es un gran desperdicio. Cuando por exceso de trabajo y actividad laboral no tenemos tiempo para nuestra salud, con los años vamos a tener que encontrar tiempo para tratar la enfermedad. Vive el Hoy y Ahora. Construye tu futuro.

Nutre tu cuerpo con alimentos reales

La forma más simple y efectiva de comer sano es enfocarse en alimentos reales. Elije alimentos enteros sin procesar que se parezcan a lo que existen en la naturaleza. Mejor que alimentos procesados es comer una combinación de animales y plantas: carne, pescado, huevos, verduras, frutas, nueces, semillas, así como grasas saludables, aceites con alto contenido de grasa saludable.  Si tienes sobrepeso, eres obeso o has mostrado signos de problemas metabólicos como la diabetes o el síndrome metabólico, la reducción de las principales fuentes de carbohidratos simples, azucares y harinas procesadas puede llevar a mejoras dramáticas. Las personas a menudo pueden perder mucho peso simplemente reduciendo los carbohidratos, porque inconscientemente comienzan a comer menos. Hagas lo que hagas, haz un esfuerzo por elegir alimentos enteros, sin procesar, en lugar de alimentos  fabricados o empacados en una fábrica.

Es importante tener en cuenta que una mentalidad de dieta es una mala idea porque casi nunca funciona a largo plazo, no es sostenible en el tiempo. Por esta razón, es fundamental apuntar a un cambio de estilo de vida, adquirir hábitos saludables. Ser saludable no es un maratón, no es una carrera de 100 metros. Toma tiempo y necesitas seguir con ello de por vida, con amor y pasión. Enamórate de tu salud y decide Ser Feliz y Ser Saludable.

Enlaces o links recomendados:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15831061

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23594708

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24892893

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29309851

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17684196

Artículos Relacionados

Deja un comentario