Inicio BlogBienestar Te Diré Que Tan Sano y Feliz Eres (y Serás)

Te Diré Que Tan Sano y Feliz Eres (y Serás)

Por Dra. Maribel Lizarzábal García

Durante mucho tiempo, se han realizado  encuestas que  han demostrado que la mayoría de los adultos jóvenes creen que obtener fama y riqueza es esencial para una vida feliz.

Pero un estudio de Harvard, quizás el más largo de la historia, sugiere que uno de los indicadores más importantes sobre si envejeces bien y vives una vida larga y feliz no es la cantidad de dinero que acumulas, ni el renombre que recibes o adquieres, existe un medidor mucho más importante de salud y bienestar a largo plazo,  y este es la fortaleza de las relaciones con tu familia, amigos y parejas. Dicho estudio del desarrollo de adultos de Harvard, hizo un seguimiento a la vida de 724 hombres durante  78 años, y  nos ilustra, que es lo que nos origina felicidad en la vida. De todos estos participantes, aun quedan vivos menos de 60 del grupo original.

El psiquiatra Dr. Robert Waldinger, quien es el director actual del estudio,  se graduó de médico en Harvard en 1978, 40 años después de comenzado el programa, y es el relator de las lecciones que surgen de las decenas de miles de páginas de información generada sobre las vidas de los participantes, estudiantes de segundo año en Harvard y jóvenes de los barrios pobres de Boston en 1938. La lección más relevante que muestra este grandioso estudio es muy clara y contundente: “Las buenas relaciones nos hacen más sanos y felices”

 La felicidad y una vida saludable, se basa entonces en las buenas relaciones con la familia, los amigos y la comunidad, la felicidad es amor y servicio, ya que el egoismo verdadetamente inteligente es lograr que los demas esten bien para uno estar algo mejor

¿Entonces qué es lo que deberíamos hacer para lograr ser más felices?

  • Está claro, que si tener buenas relaciones nos da más salud y felicidad, entonces debemos evitar la soledad. Vivir aislado es toxico y mata, las personas aisladas son más susceptibles a recaídas de salud y sus funciones cerebrales decaen más precipitadamente.
  • Tampoco estar rodeado de cientos de conocidos es lo que te mantendrá sano y feliz. La felicidad no tiene que ver con la cantidad de relaciones o amigos que tengas, sino con la “calidad” de las mismas, puedes sentirte solo en una gran fiesta o en una multitud.

Las buenas relaciones protegen el cuerpo y el cerebro. Una relación de apego segura, en la cual sientes que puedes contar incondicionalmente con la otra persona, protege la memoria y amortigua los achaques del envejecimiento.

Es importante siempre tomar en cuenta:

  • La importancia de cuidar de nuestra familia y amigos, de mantener la conexión con los buenos compañeros de trabajo o estudios, de quienes a veces nos distanciamos tras la jubilación o cuando terminamos nuestras carreras.
  • Que enfaticemos a nuestros hijos y nietos que nosotros también pensamos cuando jóvenes que quizás la riqueza y la fama era lo que necesitábamos para tener felicidad y una buena vida, pero que el tiempo nos convence de que una vida feliz se construye y fortalece con los firmes y confiables vínculos que formamos con nuestra familia, amigos, comunidad, y con este bello país que nos vio nacer.
  • Que una relación de buena calidadsignifica una relación en la que te sientes seguro, en la que puedes ser tú mismo. Claro que ninguna relación es ideal, pero esas son cualidades que hacen que la gente florezca y se fortalezca.

 

Para ser feliz no es suficiente el transformar nuestro estado de conciencia, necesitamos movilizar nuestro entorno, no importa el tamaño de nuestra influencia, eso nos permitirá convertirnos en agentes de cambio con unas simples, pero profundas reflexiones: ¿Qué estamos haciendo individualmente por nosotros para ser felices y saludables? ¿Cuál es nuestro aporte para que el mundo en el que vivimos sea cada vez mejor? Si la respuesta es proactiva y emprendedora, entonces estamos transformando el mundo desde nuestra esquina, porque hemos tomado decisiones de vida que trascienden en los demás.

¿Estoy haciendo cosas que tienen un significado para mí? ¿Estoy haciendo cosas que me hacen sentir que importo en el mundo? Éstas son las preguntas que nos planteamos cuando hablamos de felicidad.

Recuerda que:

  • No hablamos de estar contentos en cada momento, porque eso es imposible y todos tenemos días, semanas o años difíciles.
  • En cuanto a la fama, no es que sea malo, hay gente famosa feliz y gente famosa infeliz, es no enfermar o morir en su busqueda.
  • Lo mismo con el dinero. No estamos diciendo que no puedas proponerte ganar más dinero o estar orgulloso de tu trabajo y que otros lo noten. Pero es importante no esperar que tu felicidad dependa de esas cosas.
  • La felicidad es lo que pasa de la piel para dentro , no lo que pasa afuera.

Con frecuencia nos cuesta ser feliz porque creemos que la felicidad es tener lo que deseo,  es lograr que lo pase este conforme a mis expectativas, es lograr metas, es estar alegre y contento, es pasarla bien, y quizás por eso cueste tanto ser feliz, esperamos tanto de la felicidad que la hemos vuelto imposible. Ser feliz, es estar sereno, tener paz, tranquilidad, porque estamos en el camino correcto, el que hemos elegido, porque amamos lo que hacemos y no cuando nos va bien en ese camino.

La felicidad es lo que ocurre de la piel para dentro, no lo que pasa afuera, la felicidad depende de nuestra percepción de el entorno, no del entorno en si mismo. Debemos ocuparnos de esto, ya que no es un derecho, ser feliz es una obligación. Ser feliz no es tener lo que quiero, es  querer  y amar apasionadamente lo que hago y lo que tengo.

Vivir de esta manera depende de cómo abordemos cada uno de los acontecimientos de nuestra vida, depende de nuestra actitud y eso es la felicidad. Vivir como respiramos, tomando y soltando, así no admite equivocaciones.

 

Ser feliz y ser saludable es decisión de vida, comienza hoy, ¡comienza ya!

Artículos Relacionados

1 Comentario

Maria 21 octubre, 2017 - 7:54 AM

Gracias! Excelente artículo reflexivo!!!

Responde

Deja un comentario