Inicio Hepatitis C – Una breve experiencia personal que quiero superar

Hepatitis C – Una breve experiencia personal que quiero superar

3 Comentarios

Transcurría el año de 1997, era yo una chica de 24 años con los propósitos y sueños propios de esa edad. Trabajaba, estudiaba, salía con mis amigos a divertirme, en fin, vivía una vida normal. Ese mismo año a mi padre se le diagnostica un tumor de colon, por lo que fue necesario operarlo inmediatamente y donar sangre para él. Una vez tomada la muestra de mi sangre para ayudarlo, el diagnóstico no tardaría en llegar: Hepatitis C. Lo primero que pensé fue: ¿Cómo contraje esa enfermedad? Yo me siento bien y ahora qué hago.

Voy a un primer médico, el cual me dice que para el momento no existen tratamientos para esta enfermedad, que solo debo cuidar mi hígado del consumo de alcohol y las grasas. Pasó un buen tiempo, hasta que un familiar me comenta de su conversación con una gastroenteróloga quien le dijo de lo peligrosa que puede ser esta enfermedad y las complicaciones médicas sino se trata a tiempo. Me dirijo al Servicio de Gastroenterología del Hospital Universitario de Maracaibo con la Dra. Maribel Lizarzábal (@higadosano) y así comienza mi odisea con los tratamientos.

Un primer intento fallido, un segundo intento fallido, paso a la lista de pacientes no respondedores a los medicamentos convencionales. Pasan los años y sigo viviendo mi vida entre consultas, exámenes, estudios, trabajo, familia, amigos.

Hoy a los 41 años y haciendo una introspección de todo lo vivido llegó a la conclusión de que no ha sido fácil sobrellevar esta enfermedad y parto de mi misma ya que no sabía nada acerca de esta condición médica y me di cuenta que la gente por desconocimiento y muchas veces por imprudencia, o por prejuicio hacen comentarios como ¿Y eso se contagia fácilmente, verdad?

Hace falta una mayor difusión, orientación a las personas en cuanto al conocimiento de esta enfermedad, así como la ruptura de prejuicios y tabúes para promover la prevención y la conciencia humana en la atención a quienes la padecen.

De igual modo, la gente ya no te ve igual, al menos las que conocen de mi caso. Cabe destacar que los tratamientos tradicionales (Interferon y Ribavirina) producen muchos cambios emocionales y físicos. Uno se pone irritable, sensible, de mal humor, te duele la cabeza, te dan nauśeas, malestar general y para completar se te cae el cabello y tu piel se reseca más de la cuenta.

No todo el mundo comprende esta situación, algunos amigos se alejaron durante este duro proceso, ya yo no podía salir a rumbear con ellos, no podía consumir alcohol y además no me daban muchas ganas de salir. Con el tiempo me fui acostumbrando, comencé a salir y solo tomaba refresco y bailaba. El apoyo de la familia es sumamente importante, yo he contado mucho con mi mamá, mi abuela (fallecida recientemente) y mi esposo, quienes han sabido soportar mis arranques emocionales, mis malestares físicos, pues todo lo que esta enfermedad genera, ellos pacientemente han estado allí para consolarme y orientarme en lo que debo hacer.

Los médicos son un factor determinante en la recuperación, ellos con su profesionalismo, la buena atención y por sobre todo localidad humana, en reconocer que no eres un “enfermo” “ni una cosa” que soy “Persona”, de verdad eso te impulsa a seguir adelante, te mantienen al día de los nuevos fármacos, a Dios le doy gracias por haberlos encontrado, pero más le doy gracias a Él por darme la vida, por los malos y buenos momentos porque me han enseñado y sobre todo a crecer como persona.

Yo siempre he pensado que las cosas pasan por algo y siempre le pido a Dios que lo que vaya a suceder sea porque Él lo ha permitido. Quizás esto tenía que pasarme, quizás no. Al día de hoy aún no he negativizado el virus (o alcanzado la cura), pero sigo estable, no hay progresión de la enfermedad y he mejorado en mis exámenes.

Estoy por iniciar tratamiento con nuevos fármacos que se dicen, ser más efectivos y con menores efectos secundarios. Espero en Dios escribir una nueva página en mi vida post Hepatitis C, en donde pueda decir que le gane la batalla a ese monstruo silencioso que muchos llevamos dentro pero que lo podemos derrotar con la ayuda de la ciencia pero sobre todo con Dios que con su mano sanadora se posa sobre nuestra vida para hacernos personas sanas y felices. ¡Amén! Espero con el favor del Altísimo tener vida y salud para poder ayudar a otros que atraviesan por esta difícil situación en la cual yo soy protagonista y que en la actualidad tengo el gran anhelo de superar esta batalla que durante años he librado en pro de mi bienestar.

Comentario @higadosanove

El mayor problema ha sido, algo a lo que se expone con frecuencia el paciente con Hepatitis C, la discriminación, el temor a que se sepa en su entorno social el que presenta Hepatitis C, por el peligro de ser rechazado por temor a contagiarse, lo que es un verdadero error.

No existe ningún riesgo de abrazar, besar, ‘apuchungar’ e inclusive tener relaciones sexuales con una persona portadora de hepatitis C, ya que la transmisión de este virus es contacto de sangre de pacientes contaminados con heridas abiertas de otra persona.

Los escasos reportes de transmisión sexual están descritos en pacientes coinfectados con virus de VIH (Sida). Hay casos de parejas de 30 años de casados que practican sexo sano, sin contagio. No a la discriminación a pacientes con Hepatitis.

3 Comentarios

jovito rodriguez 20 octubre, 2016 - 4:51 PM

hola yo tambien soy portador del virus ya con cirrosis y recientemente fui operado den hepatocarcinoma . todos causados porl el virus
mi genotipo es el 1b y carga viral de 39mil
la semana que viene me hacen la resonancia y despues se decide si tomo los antivirales el problema es que son muy costosos la dra lizarzabal me recomienda unos de la india genericos
por lo demas me siento bien solo que sufro mucho de diarreas y a veces no tengo apetito. he perdido mucho peso..
saludos

Responde
Neisy peña 31 octubre, 2016 - 10:28 PM

Buenas noches doctora hace tres años cuando salí embarazada me descubrieron hepatitis C pero la tengo inactiva gracias a dios mi bebe está sana y no se contagio ya que me hicieron cesárea, sin embargo no he logrado dar con un especialista en esto yo soy de Caracas que me recomienda.

Gracias de antemano

Responde
Dra. Maribel Lizarzábal García 17 agosto, 2017 - 7:55 AM

Saludos NEisy Disculpa la gran tardanza pero tenia problemas para poder responderles.Consulta al Dr Saturnino Fernandez en Clinica La Floresta, para evaluarte bien y verificar si no requieres recibir tratamiento. Mencionale que vas de mi parte

Responde

Deja un comentario