Inicio La Salud, un regalo de DIOS

La Salud, un regalo de DIOS

Por Dr. Edgardo Mengual
6 Comentarios

Papá de Andrea Crespo

Les voy a compartir la historia de nuestra hija que solo para presentarla les diré su nombre, ANDREA SOLEDAD CRESPO SAN MARTÍN, pero para fines de esta guerrera, en la historia será como su hermano un día la llamo y el resto del mundo la conoció “Tita”.

Aprovecho para AGRADECER a la Dra. Maribel Lizarzábal por permitirnos a toda la familia compartir la experiencia de muestra hija, la cual comenzó a tomar forma en su consultorio y deseamos que sirva de apoyo para todos los que ven en la adversidad de la enfermedad un camino lleno de Bendiciones.

Tita a sus 17 años era como toda joven, rebelde, impetuosa con ganas de hacer muchas cosas, pero con poca voluntad y decisión. Si, así es, poca voluntad como un desgano, ella lo llamaba flojera, Maribel fue un poco más a fondo y lo llamó tristeza, desánimo, desgana, un poco de depresión, que la conducía a su propia autodestrucción, esta vida sin sentido, esta forma de ser la escondía con su sonrisa, su aparente alegría, salidas y fiestas con sus amigos que no faltaban y una vida que comenzaba en la universidad. Parecía que todo era posible a esa edad porque hasta al mismo Dios le decía que se esperara, que ya habría tiempo para él.

Pero un domingo de febrero de 2014 por la noche, Tita, después de finalizar una jornada fuerte de ejercicios, fue al baño y depuso con mucha sangre, pensábamos que era por algún ejercicio brusco, pero al tercer día de estar en la clínica y hacer numerosos exámenes llega esa terrible noticia que nunca esperas y que cambia la vida…Tita tenia Cirrosis Hepática Autoinmune, y la mejor recomendación para su salud era un trasplante de hígado. A donde ir en un país donde no hay cultura de donación, donde los recursos médicos se van haciendo escasos y lo que más te preguntas es…. ¿Qué hago ahora?

En ese momento su mamá y yo no le informamos de su salud hasta poder conseguir un camino seguro para enfrentar esta enfermedad y es ahí, cuando te das cuenta que la salud es un regalo de Dios invaluable que no valoramos, que pareciera que la damos por hecho, pero no es así.

UNA ENFERMEDAD, MIL BENDICIONES

Llegamos al consultorio de la Dra. Maribel Lizarzábal buscando la guía, el apoyo y la certeza de que hacíamos lo más correcto por nuestra hija y así fue, nos conseguimos con una especialista en Hepatología, con un gran corazón envuelto en la gracia de Dios y desde ahí se ocupa de curar a sus pacientes. Tita con poca disciplina acataba muy poco las recomendaciones medicas para pacientes con Cirrosis Hepática, un mes controlaba su peso otro no, un mes descansaba bien su cuerpo otro no, pero era entendible a esa edad 17 años y cambiar el estilo de vida no es nada fácil, pero la paciencia y contundencia con que la Doctora Maribel le hablaba y le decía “Que te pasa” “Que quieres hacer con tu vida”, fue rompiendo la coraza y llegando a su corazón enseñándole más que un estilo de vida, una espiritual forma de vida donde Dios es el centro de la sanación. Desde ese momento aprendió a cuidar su cuerpo, su alimentación de una manera casi perfecta, acudir al gimnasio con regularidad y a tomar sus medicamentos (alrededor de 12 pastillas al día) sin falta y a tiempo. Pero es el apoyo de la familia, el pilar fundamental para complementar el tratamiento médico, no falto una sonrisa de su abuela y tíos, una ensalada y papas al vapor cocinadas por su mama y madrugar con ella dos veces por semana a sacarle la sangre para controlar los valores y consultar con diferentes especialistas, pero es que de eso se trata de apoyar y aprender que la familia se fortalece en estos casos y así lo sintió nuestra hija y sobre este amor creció como ser humano y pudimos conocer lo mejor de ella.

Luego de un largo caminar de especialistas y todos coincidían en el diagnostico, fuimos como familia (Papa, Mama, Hermano e inclusive su Padrino y su mejor amiga) a compartir el diagnostico con ella y con apoyo de una Psicóloga, y desde esa mañana Maracucha comenzó el Peregrinar más bello en nuestras vidas “Un Hígado para Tita”. La proyección de una vida feliz y distinta a través de las redes sociales.

Ya cuando Tita interiorizó su enfermedad, sus implicaciones y su forma de controlarla empezó el miedo, el miedo a vivir de forma diferente y el miedo a morir y es aquí donde el camino hacia Dios y la compañía de la Santísima Virgen, comenzó a tener sentido en su vida, se fue integrando con la Fe en la gracia de Dios y el gran amor a su Madre del cielo, comenzó a darle un espacio en su corazón y a vivir una nueva vida llena de luz.

Justo aquí se da cuenta que Dios por medio de su enfermedad, le ha puesto mil bendiciones en el camino, bendiciones en forma de seres humanos todos ellos apoyándola en su peregrinar en “Un Hígado para Tita” y convive con muchas personas que le abren puertas, les abren sus corazones y se empieza a nutrir y fortalecer de todas ellas, y sin saber se preparaba para su gran batalla. Su convencimiento de que su enfermedad había sido una bendición, la llevo a escribir su diario y compartirlo con todos y sobre todo con aquellos que estaban en peores condiciones que ella, y el saber que podía llevar una palabra de aliento o simplemente escuchar a otras almas que como ella estuvieran desorientadas, le brindaba la posibilidad de ser útil y dar esperanza, ahora su enfermedad lejos de marcarla, le empezaba a dar un propósito a su vida.

DIOS NUNCA SE EQUIVOCA

Ya en Sevilla – España continuó con su peregrinar de buscar su hígado para su sanación, pero el cáncer se interpondría y su batalla más dura comenzaba pero esta vez mas fuerte, llena de Fe sin dudas, estos dos últimos años en Sevilla nos regaló lo mejor de su escritura y empezó a dictar cátedra de cómo se vive y de alguna manera todos aprendíamos algo de sus cortos 22 años, pero aquí me detengo y reflexiono, Tita debió irse de este mundo como de 40 años o más porque mientras nosotros dormíamos por las noches ella vivía su otra vida escribiendo sus vivencias y comunicándose con muchísimas personas dando su consuelo y una compañía.

Si algo tuvo Tita, era que por encima de todo estaba orgullosa de ser Maracucha y extrañaba su tierra y como un presagio con el cáncer ya avanzado se lanzó a su última aventura a despedirse de cada uno de sus afectos, estuvo con su familia paterna y amistades de toda su vida en Maracaibo, allí salió con sus amigos, comió todo lo típico de nuestra gastronomía y se abrazo a sus recuerdos de niña, luego con la fortaleza que solo Dios concede sigue para Monterrey – México a darnos el abrazo de feliz año a su hermano y a mí, para finalizar en Puerto Ordaz con su familia materna, todo una victoria para ella que se reflejaba en su sonrisa.

Para su regreso a Sevilla su cuerpo ya cansado por sus dos enfermedades no daba crédito de lo fuerte y bella que se sentía, y es aquí donde comprendí que Dios ya había hecho el milagro los últimos cuatro años de su enfermedad, porque cuando debió estar en cama postrada convaleciente, estaba activa sonriente y ganándole un día a la vez a la vida, sin miedo, sin dejar nada por hacer o por decir y así de esta forma preciosa en su rostro se fue apagando su luz un viernes 03 de Marzo del 2017 pero su espíritu GUERRERO la mantenía firme hasta el punto de no creer los médicos lo que veían, sin embargo ya en esos últimos momentos supo que Dios no se equivoca y se dejo ir poco a poco sin ofrecer resistencia, segura de que le espera un mundo mejor.

No es fácil como padres, como familia aceptar la voluntad de Dios en estos momentos, pero nos reconforta saber la vida tan intensa que tuvo al punto de poder ayudar a otros y consolarnos en nuestra flaquezas, Tita nos deja sus virtudes sus esperanzas y las ganas de luchar por lo importante, nosotros mismos primero y luego la familia. Desde su muerte nos ponemos en el “MODO TITA” y seguro vemos un mejor día.

Dios los Bendiga a todos los que nos acompañaron en este hermoso camino.

Comentarios @higadosano: Tita fue un ángel que Dios me dio el privilegio de conocer, lamentablemente acude con una enfermedad crónica muy avanzada, con muy pocas probabilidades de sobrevivir sin un trasplante en el momento oportuno pero su actitud resilente le permitió disfrutar al máximo los días que Dios le quiso regalar después del diagnostico. Estoy segura que desde el cielo nos seguirá acompañando y ayudando a cumplir con amor lo que nos toca hacer, antes de encontrarnos con nuestro Padre Dios.

6 Comentarios

Abg. Frank Barreto 27 marzo, 2017 - 10:05 PM

GLORIA A Dios.¡¡ Ya estas con el Padre., Nena te conocí desde pequeña HIJA DE MIS grandes Amigos GUIDO & SOLEDAD. DESDE MI CORAZÓN LES BRINDO UN FUERTE ABRAZO Y QUE SOLO DIOS SABE LO QUE ESTÁN SINTIENDO EN ESTOS MOMENTOS., PERO DIOS ES BUENO..¡¡¡¡ Y TITA RECORRIÓ EN POCO TIEMPO LOS LUGARES QUE ANHELABA, DEJANDO SU HERMOSA SONRISA A TODA SU FAMILIA Y AMIGOS. TITA FUISTE UN EJEMPLO PARA MUCHOS JÓVENES LUCHANDO HASTA EL FINAL. TE AMO, DIOS TE BENDIGA Y TENGA EN SU GLORIA…
EL DE SIEMPRE.. FRANK

27 de Marzo de 2017. Maracaibo, Venezuela

Responde
Nelson Chávez Moya 27 marzo, 2017 - 11:00 PM

Conmovedora historia, hermoso relato, una joya de testimonio. Se trata de una joven a quien conocí muy de cerca pues fue compañera de estudios de mi hija menor. Un beso a Andrea donde se encuentre, abrazos fuertes para sus padres y su hermano.

Responde
Beatriz parra 9 abril, 2017 - 8:24 AM

De verdad que a pesar de tan corta vida TITA les dejo amor,les dejo una enseñanza de amar y valorar la vida con todos los sin sabores…..ojala todos tuvieramos esa fortaleza ,que si es verdad solo lo da DIOS y el amor de la familia. Tan bien hizo su trabajo TITA en este mundo que lejos de sentir tristeza en tus palabras,las de su mama y hermano ……solo se lee y se siente AMOR!
Que admiracion te tengo! Que ella siga siendo ejemplo para muchos
Saludos desde VENEZUELA ,un gran pais que hoy dia necesita de esa fortaleza

Responde
hender sanchez 9 abril, 2017 - 2:54 PM

Excelente y muy llenos de fortaleza sus comentarios, es lamentable el ver partir una persona de tan poca edad pero como ya lo dijo les deja esa enseñanza de que es el ser resilente y convertir las adversidades en victorias y asi deberia ser siempre, la verdad no le conozco pero en sus letras esta plasmada su bondad como ser humano, para usted mi admiracion y respeto y para TITA mil gracias por haber pasado por este mundo y dejar esa huella que de seguro jamas podran borrar, mil bendiciones eternas, GRACIAS.

Responde
isabel cristina leon de Pimentel 9 abril, 2017 - 4:51 PM

Que hermosas tus palabras Guido, solo Dios puede dar esa Paz en el corazón de un padre . La oracion es grande y poderosa y esos son los resultados.
Sin saberlo estuvimos orando por tu hija, amigo, Dios lo sabia!!! y siempre tiene un plan mejor para nosotros que el nuestro.
Bendiciones y de seguro su interseccion desde el cielo llega a todos ustedes y a todo el equipo medico que siempre la apoyo.

Responde
José Antonio 1 octubre, 2017 - 6:37 PM

Buenas.
Ayer domingo 01 de octubre visitando el cementerio de San Fernando en Sevilla vi una lápida que me llamó mucho la atención en la distancia por ser un contraste con los tonos insípidos y grisáceos de un camposanto,una lápida muy colorida con una fotografía impresa de una bellísima muchacha de veintipocos años de edad.
Me acerqué y leí,me conmovió la historia brevemente narrada.
Hoy estoy leyendo la historia ampliada en este espacio cibernético a una hora poco apropiada porque estando acostado se me ha venido a la mente.
Sólo puedo decir que mantener esa entereza y asumir el destino que le ha deparado la vida,es digno de admiración.

R.I.P

Responde

Deja un comentario