Todo lo que debes saber de la esofagitis por Herpes

Digestivo/Endoscopia

11 de abril de 2019

Por:

Nuestro sistema digestivo es un conjunto de órganos encargados de procesar todo lo que comemos y este comienza a trabajar, desde el mismo momento que estas mirando esa suculenta arepa que te vas a comer o esa rica pizza que aún está en el horno que de solo olerla te hace salivar. Uno de los órganos de este sistema, es el esófago, el cual es el tubo que lleva la comida y la bebida desde la boca hasta el estómago. En este artículo te hablaremos de lo que se trata la esofagitis por herpes.

La esofagitis es inflamación del esófago y en este caso el causante de la inflamación no es el reflujo ácido, sino una infección por virus del herpes simple. Tanto el virus tipo 1, como el tipo 2 pueden causar esofagitis, aunque el tipo 1 es el más común. Este virus, generalmente ataca a las personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados, como las enfermedades autoinmunes, cáncer,  VIH o SIDA. No es muy común en personas sanas. La esofagitis por herpes puede causar: inflamación, daño al esófago y tejidos de la garganta, tipo ulceras escavadas, que causan dificultad para tragar y dolor de pecho.

Cómo se contagia  la esofagitis por herpes: Hay dos tipos de virus del herpes simple:

  • HSV-1: El virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) es la causa de la mayoría de los casos de esofagitis por herpes. Es el mismo tipo de virus que causa el herpes labial. Generalmente, se pasa por contacto boca a boca a través de la saliva infectada. Tú podrías desarrollar una infección de garganta a través del contacto cercano con alguien que tiene úlceras en la boca, herpes labial o infecciones en los ojos. Si estás infectado, es importante que te laves bien las manos con jabón y agua tibia para evitar contagiar el virus a otras personas. Debes evitar el contacto con personas que tienen una infección activa. Si sabes o sospechas que estás infectado, comunícate con tu médico de inmediato e informa a cualquier persona que hayas tenido contacto cercano. El HSV-1 también puede transmitirse a los genitales durante el sexo oral.
  • HSV-2: El virus del herpes simple tipo 2 (HSV-2) es otra forma del virus. A menudo se considera una infección de transmisión sexual. El HSV-2 se transmite a través del contacto piel a piel y causa herpes genital. La HSV-2 rara vez causa esofagitis por herpes, pero puede presentarse si se participa en el sexo oral con alguien que tiene un herpes activo. El brote de HSV-2 puede provocar esofagitis por herpes en algunas personas.

Si tienes un brote de herpes, asegúrate de practicar sexo seguro usando un condón, siempre debes informar a tu pareja. La clave para evitar que el herpes se contagie y propague es el diagnóstico temprano para comenzar un tratamiento precoz.

  • Factores de riesgo: la mayoría de las personas con sistemas inmunes fuertes no desarrollan esofagitis por herpes, incluso después de haber sido infectadas por el virus del herpes. El riesgo aumenta si tienes: VIH o SIDA, leucemia u otros cánceres, un trasplante de órganos, diabetes, cualquier enfermedad que comprometa tu sistema inmunológico o cualquier enfermedad autoinmune, como la artritis reumatoide o el lupus. Las personas que abusan del alcohol o toman antibióticos a largo plazo también están en mayor riesgo. Tomar ciertos medicamentos orales o usar inhaladores de esteroides puede afectar su revestimiento esofágico y causar que la mucosa del esófago se haga más sensible y se inflame. Esto también puede aumentar el riesgo.

 

  • Los síntomas de la esofagitis por herpes: La esofagitis por herpes afecta la boca y otras áreas del cuerpo. Los síntomas primarios incluyen lesiones ulcerosas o llagas abiertas en la boca y dificultad para tragar. La ingestión puede ser dolorosa debido a la inflamación y ulceración de los tejidos de la garganta. Las ulceras en los labios y boca se llama herpes labial. Otros signos de infección pueden incluir: dolor en las articulaciones, resfriado, fiebre y malestar general.

 

  • Diagnóstico de esofagitis por herpes: tu médico te preguntará acerca de tu historial médico y habitos sexuales. También, puede examinar tu esófago con un endoscopio. Las bacterias, los hongos y una variedad de otros virus también pueden causar esofagitis infecciosa. Otras afecciones, como la faringitis estreptocócica o la enfermedad de la mano, el pie y la boca, pueden simular los síntomas de la esofagitis por herpes. Solo tu médico puede usar herramientas de diagnóstico para confirmar que tienes esofagitis por herpes. Estas pruebas incluyen: cultivos de garganta, hisopos bucales, análisis de sangre y pruebas de orina.  Estas pruebas pueden ayudar al médico a identificar la fuente de la infección. Solo tu médico sabrá que tienes esofagitis por herpes si se identifica específicamente el virus del herpes.

 

  • Tratamiento para la esofagitis por herpes: la medicación puede ayudar a tratar la esofagitis causada por el virus del herpes. Los analgésicos de venta libre pueden ayudar a aliviar el dolor. Es probable que tu proveedor de atención médica también te indique uno de los tres medicamentos antivirales: 1) aciclovir (Zovirax), 2) famciclovir (famvir) o 3) valaciclovir (valtrex). Si tu dolor es intenso, es posible que necesites medicamentos analgésicos para el dolor.

¿Cuánto dura el virus de la esofagitis por herpes? Los tiempos de recuperación varían dependiendo de tu salud de base. Las personas con sistemas inmunitarios saludables generalmente responden rápidamente al tratamiento y mejoran en unos pocos días. Las personas que tienen ciertas afecciones médicas pueden necesitar más tiempo para curarse. La mayoría de las personas con esofagitis por herpes no desarrollarán problemas de salud graves a largo plazo.

 

Enlaces o links recomendados:

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/esophagitis/symptoms-causes/syc-20361224

https://www.hindawi.com/journals/crigm/2016/7603484/

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1728108

Compartir
COMENTARIOS

Comentar campos obligatorios *

Contenido Relacionado

Alimentos ultraprocesados y su impacto en la salud

Pizzas, ¡mmmm! Hamburguesas con doble queso y tocineta, ¡rico! ¿Y de postre? ¿Qué tal un pastel de chocolate y crema? ¿A quién no le gusta la

Una buena alimentación beneficia la conexión de nuestros 3 cerebros

Nuestras emociones que antes creíamos que las sentíamos solo en el corazón como siempre nos lo habían hecho creer las historias de amor y la

Trasplantes de microbiota fecal ayudan a tratar enfermedades intestinales

Trasplante de materia fecal y colitis ulcerosa El trasplante de microbiota fecal o trasplante de excremento se usa para tratar una serie de

Dolor de espalda y estreñimiento

Dolor de espalda y estreñimiento, ¿tienen relación? Si eres de las personas que solo tiene menos de 3 deposiciones a la semana o tienes problemas

Claves para tener una buena salud digestiva

Lograr que las personas sanen por sí mismas, alcancen ser felices y saludables comienza por entender la verdadera importancia de una buena salud

¿Cuánto tiempo se puede estar sin evacuar?

Uno de los signos más notable que confirma que tu sistema digestivo es saludable, es ir al baño a evacuar regularmente. Lo cual es importante, ya

Conoce lo que puede pasar si consumes probióticos

Efectos secundarios más comunes de los probióticos y cómo reducirlos Los numerosos beneficios para la salud de consumir alimentos y suplementos

Los probióticos y su conexión con la salud digestiva

Probióticos para una digestión saludable En mis consultas, una de las recomendaciones que suelo hacer cuando hablamos de la dieta que tienen que

Clostridium difficile y dieta: lo que debes saber

¿Qué tiene que ver tu dieta con el Clostridium difficile? Una alimentación saludable tiene un impacto significativo en tu salud. Mi lema es

Beneficios del ejercicio para las personas con problemas intestinales

Para los pacientes que viven con afecciones gastrointestinales como la colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, síndrome del Intestino Irritable

¿Qué es la bulimia? Cómo afecta tu salud

Los trastornos de alimentación más comunes en nuestra cultura occidental son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. En este artículo te