Inicio Recomendaciones nutricionales para el paciente con hepatitis viral aguda

Recomendaciones nutricionales para el paciente con hepatitis viral aguda

Por Lic. Alejandra Gómez
0 Comentario

Son muchas interrogantes en la población, sobre cómo debe ser la alimentación del paciente con hepatitis viral: ¿Qué puedo comer? ¿Las grasas empeoran el cuadro clínico? ¿Debo comer solo dulces? En tal sentido, se proponen una serie de recomendaciones claves para la alimentación de los pacientes con hepatitis viral, que les permitirán una rehabilitación adecuada:

  • Consuma una alimentación variada y equilibrada, combinando alimentos de los 3 grupos básicos (proteínas, grasas y carbohidratos).
  • Mastique muy bien los alimentos; esto le ayudará a realizar la digestión de una manera más eficaz.
  • Consuma sus comidas a temperatura ambiente, es decir, ni muy frías ni muy calientes, ya que las temperaturas extremas pueden estimular la secreción de ácido gástrico y causarle distensión abdominal (inflamación).
  • Prefiera lácteos descremados y quesos bajos en grasas, tales como: leche descremada al 1%, yogurt descremado griego o kéfir, quesos tipo requesón, ricota, blanco pasteurizado o cuajada. Evite consumir lácteos completos, quesos madurados, fundidos y amarillos, ya que pueden causarle distensión abdominal, dolor y náuseas.
  • Prefiera las carnes blancas, como pollo, pavo y pescados, porque son de más fácil digestión y aportan proteínas de alto valor biológico. Evite aquellos alimentos que en su forma natural son de alto contenido de grasas, como carnes de res, cerdo, chivo, ovejo, puerco, chicharrones de pollo o cochino, yemas de huevo, vísceras (hígado, riñones, lengua, sesos y corazón, entre otros), debido a que pueden incrementar la producción de jugos gástricos, exacerbar el metabolismo hepático y causar molestias abdominales. Cuando consuma carne roja, prepárela preferiblemente molida o desmechada, sin añadir grasas durante la cocción.
  • Elimine la piel y la grasa visible de las carnes, ya que éstas contienen grandes cantidades de grasas saturadas las cuales incrementan el metabolismo hepático, causando agotamiento de sus células estructurales.
  • Incremente el consumo de frutas y vegetales. De esta manera obtendrá un aporte adecuado de fibra. Entre las frutas permitidas, se encuentran: manzana, pera, lechosa, guayaba cocida, cambur, zapote, níspero y cítricas a tolerancia. Evite el consumo de patilla y melón, por ser formadoras de gases.
  • Para sazonar sus comidas, utilice preferiblemente ciertos condimentos naturales (siempre y cuando sean bien tolerados), como: cebollín, pimentón, ají dulce, ajo porro, perejil y cilantro, así como especies (albahaca, laurel, orégano, azafrán, romero o salvia, entre otros).
  • Consuma preparaciones de consistencia blanda, tales como: purés de papas, plátano, batata o apio; tamizados, papillas, jugos cocidos y colados, así como carnes desmechadas, desmenuzadas o molidas, ya que así estará ayudando a su organismo a realizar la digestión de una manera más eficiente, lo cual le ayudará a disminuir síntomas, tales como nauseas, dolor abdominal, fatiga y cansancio.
  • Prefiera el consumo de aceites vegetales puros, como de canola, oliva o soya, sin modificar por cocción, ya que éstos contienen ácidos grasos poli y monoinsaturados que son inmunomoduladores y tienen un efecto antiinflamatorio.
  • Evite el consumo de frituras y alimentos fuente de grasa, como: margarina, mantequilla, nata, crema de leche, queso crema y mayonesas. Evite también: los condimentos artificiales, como curry, adobo, pimienta negra, comino y salsas comerciales, tipo soya o inglesa; bebidas alcohólicas. Estos pueden causarle molestias abdominales, dolor e inflamación.
  • Evite consumir enlatados, embutidos (mortadela, jamón, bologna, salchichas, salchichón, chorizos, carnes ahumadas y diablitos, entre otros) ya que contienen preservativos artificiales, como nitritos y nitratos que irritan al hígado.
  • Evite el consumo de productos de pastelería, como tortas, ponqués, donas, helados y otros, así como de “comidas chatarra” (hamburguesas, papitas fritas, pizzas, perros calientes, pepitos y todo tipo de comidas tipo “snackcs”) ya que éstos contienen grandes cantidades de grasas saturadas y azúcares que pueden incrementar las secreciones de ácido gástrico y retardar su vaciamiento.
  • Puede consumir cereales, como: avena licuada, maicena, crema de arroz u hojuelas de maíz con leche de soya, almendras, arroz, o liquida descremada.
  • Ingiera diariamente, por lo menos, 7 a 8 vasos de agua.