Inicio La biopsia hepática

La biopsia hepática

Por Dr. Gabriel Arismendi
0 Comentario

El término biopsia, en su sentido etimológico significa observar algo vivo (bio-: vida y ópsis-: visión). En el ámbito médico y dentro de la especialidad de la anatomía patológica, implica el examen de un órgano a una parte del mismo, obtenido de una persona viva. El examen es realizado por un medico patólogo, quien utiliza un microscopio óptico con el propósito de establecer un diagnóstico o el origen de una enfermedad.

En el contexto de las enfermedades del hígado y en el área de acción del médico patólogo, la biopsia hepática o del hígado consiste en la evaluación de una porción de este (Figura 1), obtenida de un paciente con el fin de dilucidar el origen (diagnóstico) y severidad de una enfermedad o proceso que afecte al órgano o a una parte de el. Al establecer el diagnóstico y la severidad de la enfermedad, es posible, de modo general, deducir el tratamiento más apropiado y el pronóstico de cada caso.

Diapositiva1

La biopsia hepática puede ser útil en la evaluación de enfermedades que afecten a todo el hígado (patologías hepáticas difusas) o a una parte del mismo, en cuyo caso, generalmente se presentan en forma más o menos circunscrita y redondeada (patologías hepáticas nodulares).

La biopsia del hígado permite establecer el diagnóstico y la severidad de múltiples procesos o enfermedades como:

  1. La hepatitis originada por virus (hepatitis virales)
  2. En procesos por alteraciones de la inmunidad y que de manera directa o indirecta afecta al hígado (hepatitis autoinmunes)
  3. En las enfermedades de las vías excretoras de la bilis (vías biliares)
  4. En las alteraciones del metabolismo que de manera directa o indirectamente deterioran el hígado;
  5. Lesión originada por el contacto, exposición o ingesta de tóxicos o numerosos medicamentos
  6. En formaciones tumorales benignas y malignas;
  7. En la evaluación de los pacientes que han recibido un trasplante de hígado. (Figura 2)
Diapositiva1

Figura 2

 

La información que se deriva del estudio del tejido hepático, permite al médico gastroenterólogo-hepatólogo decidir cual es la mejor opción de tratamiento para cada caso y circunstancia particular, de un modo, lo más individualizado posible, con el fin de que la persona afectada obtenga el mayor beneficio posible.

En conclusión, la biopsia hepática puede resultar una herramienta muy útil y en algunos casos indispensables, que ofrece información relevante para el diagnóstico y el tratamiento de múltiples enfermedades del hígado.

Referencias Bibliográficas:

  1. Tannapfel A, Dienes HP, Lohse AW. The indications for liver biopsy. Dtsch Arztebl Int. 2012;109:477-483.
  2. Rosai J. Ackerman´s Surgical Pathology. Eighth Edition. Mosby-Year Book, Inc. 1996.
  3. Lefkowitch JH. Scheuer´s Liver Biopsy Interpretation. Eighth Edition. Saunders Ltd. 2010.

Deja un comentario