Inicio BlogAlimentación RFS El desequilibrio de tus alimentos primarios es causa de obesidad

El desequilibrio de tus alimentos primarios es causa de obesidad

Por Dra. Maribel Lizarzábal García
0 Comentario

La obesidad es un problema de salud pública mundial y promotor importante de múltiples enfermedades crónicas, inclusive el cáncer. Mi experiencia como gastroenterólogo y especialista en hígado me ha permitido confirmar que los problemas digestivos son motivo frecuente de consulta, en este tipo de  pacientes, porque en la mayoría de los casos la obesidad ademas de sedentarismo, se acompaña de desorden de alimentación (dime lo que comes y te diré de lo que vas a padecer, porque la salud y la enfermedad entran por la boca), lo que conllevan a presentar llenura y pesadez después de las comidas, acidez y ardor en el estomago, reflujo ácido, eructos frecuentes, nauseas, vómitos, diarreas o constipación, acompañada de sensación de inflamación, distensión abdominal y “gases”. También problemas hepáticos, como el hígado graso. Si quieres saber cómo estás hoy, evalúa lo que hiciste ayer y, si quieres saber cómo estarás mañana, toma buenas decisiones de vida hoy.

Al momento de ir armando la historia médica, biográfica de cada uno de mis pacientes, trato de reconocer aspectos  importantes de su vida, que pudieran tener alguna relación con su conducta alimentaria y encuentro como factor común en la mayoría de los casos, que el problema viene acompañado de incertidumbres y preguntas  como ¿Porque no pierdo peso, si he intentado todos los diferentes tipos de dietas?, nada me resulta, cambie mi estilo de vida, como sano, hago ejercicio, pero no veo resultados, no pierdo peso o pierdo muy poco, me fastidio y vuelvo a engordar o aumento el doble de lo que había perdido. Obviamente, estos pacientes acuden a consulta para saber si tienen algún problema a nivel de las vías digestivas u hormonales, que no les permita bajar de peso y mantenerlo, o simplemente atribuyen a las dietas las causas de los malestares digestivos, estableciendo un circulo vicioso, “Las dietas me caen mal, porque me lleno de “gases” y si no hago dieta engordo”.

A estos pacientes, generalmente, antes de hacerles un diagnostico medico, trato de evaluar las posibles causas relacionadas no solo con el desorden de alimentación, sino también, evalúo como esta el equilibrio y balance de sus alimentos primarios ¿Conoces lo que son los alimentos primarios? ¿Sabes lo importante que son los alimentos primarios para tu salud, mental, emocional y física?

Recordemos que el alimento primario es aquella comida que te nutre mas allá de lo que tienes dentro de tu plato, incluye aspectos trascendentales en tu vida como, relaciones interpersonales, el manejo de la emociones y el estrés, tu espiritualidad, situación o actitud laboral, relaciones interpersonales, finanzas, actividad física  entre otros. La comida primaria es algo que cada uno de nosotros necesita para realizar una buena digestión y absorción de los alimentos, que garantice que los nutrientes de los alimentos ingeridos, lleguen a los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo, lo que nos permitirá  vivir activos, de manera  feliz y saludable. Si por ejemplo, estas inconforme con tu profesión o la actividad laboral que realizas, pasas por una crisis en tus relaciones personales, y estas apático en tu vida espiritual, es decir nada te inspira, estas angustiado o deprimido, por mucho que tu dieta sea balanceada, cuides tus calorías y además hagas ejercicio, si tus alimentos primarios no están en armonía o equilibrio, esos nutrientes no se absorberán adecuadamente y con frecuencia, vivirás siempre en un estado de insatisfacción permanente.

Por otro lado la mayoría de las veces, si de verdad tenemos la intención de bajar de peso, pero estas en una crisis de ansiedad, estas triste o deprimido, con frecuencia  terminas por  comer compulsivamente para compensar la tristeza con dulces, chocolates; asaltar la nevera o despensa y darte un atracón, con la sensación consecuente de culpa, lo que conduce a trastornos de conducta emocionales y alimentarias, que influyen en el sobrepeso y la obesidad. Una dieta no es suficiente para bajar de peso si no se evalúan y abordan también tus alimentos primarios.

Nuestro lema en “HÍGADOSANO” es: “Ser feliz y ser saludable es una decisión de vida, Comienza hoy”, y esa decisión de vida incluye, el equilibrio emocional, físico y ambiental. Para lograr resultados es fundamental, que tus alimentos primarios estén equilibrados, balanceados para que de verdad, tu alimento secundario (el que sirves en tu plato) te nutra y te permita lograr tus objetivos, entre ellos, el perder peso. Hay muchas personas obesas que se alimentan  de manera “balanceada” pero no logran perder peso, razón por lo cual hay que evaluar, cual es su problema de fondo, y si están balanceados sus alimentos primarios, si este aspecto no se trabaja, ninguna dieta te va a funcionar de forma permanente en el tiempo. Para lograr perder peso de forma progresiva y natural, debemos comenzar por mejorar nuestra autoestima y decidir ser feliz ser saludable.

Situaciones que agravan o dificultan la perdida de peso:

¿Te sientes deprimido? Estás en riesgo de obesidad: Las personas con depresión o ansiedad pueden experimentar aumento o pérdida de peso debido a su condición emocional o debido a los medicamentos que consumen. La depresión y la ansiedad pueden estar asociadas con comer en exceso, malas elecciones de alimentos y un estilo de vida más sedentario. Con el tiempo, el aumento de peso puede conducir a la obesidad. Cerca de 43% de los adultos con depresión son obesos, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).  Los adultos que han sido diagnosticados con depresión tienen más riesgo de  tener sobrepeso que los que no están deprimidos. La obesidad a menudo se asocia con problemas emocionales, como tristeza, ansiedad y depresión, muchas veces relacionado con problemas de autoestima. La evidencia científica   descubrió que las personas obesas tenían un riesgo mayor de 55%, de desarrollar depresión en el transcurso de su vida, que las personas que no eran obesas. También es importante considerar que algunos antidepresivos conducen a obesidad.

¿Tu profesión te causa mucho estrés y ansiedad? El estrés laboral  es absolutamente un factor importante tanto para la ansiedad y depresión como la obesidad. El estrés crónico asociado a la hiperactividad y la ansiedad, por ejemplo, pueden conducir a la depresión. Del mismo modo, el estrés puede hacer que alguien sea más propenso a recurrir a la comida como mecanismo de afrontamiento. Eso puede conducir al desorden de alimentación y eventualmente a la obesidad. Eventos estresantes del trabajo, han sido  vinculados a la depresión.  La reducción del estrés es uno de los tratamientos de primera línea para la depresión y la obesidad.

Obesidad y depresión: un círculo vicioso: No está claro cómo gira este círculo vicioso, pero se sabe que la obesidad y la depresión están vinculadas. Hoy en día, se entiende que la obesidad puede aumentar el riesgo de depresión, y viceversa. Los profesionales de la salud  abordan el tratamiento para estas afecciones con un enfoque multidisciplinario. Ser honesto acerca de lo que está y no está ocurriendo en tu interior, es la única forma que tenemos de ayudarte, comprender y controlar tu afección subyacente.

La apatía por la vida, la falta de fe y motivación, también es causa de obesidad: Muchas veces a lo largo de tu vida, cambios radicales y dramáticos pueden agravar tu estrés y ansiedad, y en estos casos intentar cubrir las necesidades afectivas con comida no es la mejor solución, si tu depresión es grave, es mejor que busques profesionales en salud mental o coach de salud integral y conversar con alguien que te llene de fe y luz, para que te guíe en tu viaje por la vida.  El objetivo es apoyarte y acompañarte en la búsqueda de tu propósito de vida, mejorar tu autoestima y que logres el equilibrio de tus alimentos primarios. Si experimentas estos síntomas a continuación, es mejor que le prestes atención, y es hora de buscar ayuda:

  • Pérdida de todo interés o placer en actividades que normalmente disfrutas
  • Incapacidad para salir de tu casa o cama
  • Cambios irregulares en el patrón de sueño
  • Sentirte muy cansado, sin energía y tener dificultades para funcionar
  • Aumento de peso progresivo no controlable

¿Qué puedes hacer  para mantener en equilibrio tus alimentos primarios y secundario y reducir tu riesgo de obesidad?

Las recomendaciones  y estrategias para tomar el control de tu salud y bienestar comienzan por confiar en ti mismo, convencerte de que el fracaso no existe, que tan solo han habido múltiples ensayos hacia el éxito y conviertas tu sueño en un plan que comience por un pasito a la vez, ya que los pequeños pasos conllevan a grandes logros.

  • Cambia tu hábitos de alimentación, por un estilo saludable: Luego de descartar o tratar cualquier problema de salud, asegúrate de buscar asesoría para un plan nutricional saludable adaptado a tus requerimientos.
  • Mantente activo: El ejercicio es una excelente manera de estimular las endorfinas naturales para drenar el estrés, combatir la depresión, perder o mantener el peso y sentirse mejor en general. Algunas investigaciones sugieren  que hacer ejercicio al menos tres veces por semana puede tener un impacto significativo en los síntomas de depresión. Dar pequeños pasos primero, como incluso 10 minutos de ejercicio diario, o 5 minutos 2 veces al dia, puede ayudar a que te acostumbres a hacer ejercicio regularmente.
  • Reafirma tus relaciones personales: Desahogar tus problemas con amigos, pareja familiares, compartir con ellos, es mejor y más saludable, que optar por la soledad la soledad. Evita la gente tóxica y selecciona compartir con personas que te nutran. Abraza no menos de 6 segundos.
  • Cultiva tu espíritu, selecciona bien lo que lees, fomenta tu relación con Dios.
  • Busca un trabajo que te haga sentir satisfecho y útil.
  • Practica el Mindfulness: Utilizar técnicas de respiración, relajación y meditación, facilita el mejor manejo de las emociones, cambia nuestra actitud ante la vida y sus dificultades, y mejora la calidad de tus pensamientos.

La experiencia me ha enseñado, que para resolver los problemas de salud, mas que atender los síntomas, debemos mejor buscar las verdaderas causas. Evaluar a los pacientes como un todo integral (cuerpo, mente, emociones y espíritu) y considerar siempre la bioindividualidad es la clave. Soy la Dra. Maribel, estoy aquí para ayudarte y despertar los doctores que hay en ti, deseo acompañarte en el proceso de crear un estilo de vida más saludable y tu decisión de  realizar los cambios que deseas, para lograr ser feliz y ser saludable. Tomará tiempo, pero el cambio es posible. ¡Tu puedes! ¡Es tu decisión!

Enlaces o links recomendados:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12205250

https://jamanetwork.com/journals/jamapsychiatry/fullarticle/210608

https://www.nature.com/articles/nutd201429

Artículos Relacionados

Deja un comentario